Caricias – La energía de las emociones – Eric Berne

INTRODUCCIÓN

Podemos teorizar sobre las caricias, averiguar los procesos anatómicos que generan, incluso los químicos. Pero la conclusión final que sacaremos es que las caricias están muy por encima de los sentidos, incluso del sentido del tacto. Esto quizá deberían remarcárselo a tanto teórico de las caricias que se han estrujado la cabeza y se dedicara más a darlas o a recibirlas (que tal vez lo han hecho, no seré yo quien diga lo contrario).

Hablamos de las caricias como sensaciones en la piel. Es capaz de estremecernos o de sobrecogernos una simple caricia del viento, o del agua; y ni que decir tiene de una mano o de unos labios, sobre todo si estos pertenecen a alguien cercano, porque, como dijo Benedetti “…Es claro que lo mejor no es la caricia en sí misma sino su continuación.” Es claro, porque lo mejor es lo que deja, la sensación y el sentimiento transmitido, esa electricidad que invade hasta los huesos.

Dejémonos, pues, hoy, esta semana, acariciar. Por estos textos, por estos vídeos, por estos poemas, por estos cuentos, por esta música, por todo el contenido que vamos a ofreceros, para conseguir erizaros la piel.

Nos adentramos en el terreno de las sensaciones puras. Una caricia es mucho más que una sensación en la piel, va más allá del sentido del tacto. Cuando recibimos una caricia cerramos los ojos, y si pudiéramos también los oídos y el olfato, y nos concentramos en ese fenómeno que puede provenir del viento, del agua, de una pluma, o de una mano, la nuestra o la de otro. Percibimos esa sensación más como un sentimiento, uno nuestro, o como la transmisión de un sentimiento de otro. En esa transmisión está el milagro que electrifica nuestra epidermis, hasta penetrar en nuestras entrañas y hacernos sentir, ¡qué sé yo!, ¿quizá las entrañas del otro?

Que no nos pueda la prisa, ni la vorágine social, ni el miedo ni el pudor, dejemos que la caricia se pose en nuestra piel.

EL PERSONAJE

Eric Berne y las caricias

Caricias - Eric_Berne_in_1969_With_Pipe¡Uff!, Sí, lo sé. Esta semana me he pasado tres pueblos con el personaje. ¿Quién es este hombre? Ya sé que a nadie le sonará su nombre, pero ha sido el que ha establecido la teoría más importante sobre las relaciones humanas, la que mejor describe el comportamiento humano. Se trata de la teoría del Análisis transaccional. Y está a la altura del Psicoanálisis de Freud, de hecho mantiene una cierta relación con él. ¿Y eso que tiene que ver con el tema de la semana: las caricias? Pues establece que las caricias son el elemento de relación principal entre los seres humanos de un grupo. Aquí os incluyo un texto explicativo de esa teoría.

Las “hambres” de estimulación sensorial y de reconocimiento se atienden con estímulos táctiles o sociales, que en inglés reciben el nombre de “strokes”, y en español “caricias”. «Caricia: la unidad de reconocimiento, ej. “Hola”». Su esencia es que hacen que la persona se sienta viva y que los demás reconozcan su existencia, sea porque la elogian sinceramente (caricias positivas), la adulan para manipularla (caricias positivas falsas), o la rechazan (caricias negativas). En este último caso pueden valorarla e incapacitarla (caricias negativas de lástima) o agredirla con el gesto, con palabras o con golpes (caricias negativas agresivas). Una persona puede llegar a preferir recibir caricias negativas a estar sin estimulación y reconocimiento: es lo que sucede dentro de algunos niños a quienes sus padres sólo atienden cuando hacen trastadas o en algunos adultos que concurren a programas televisivos donde los organizadores y el público los degradan.

Caricias - Eric_Berne_Analisis trasaccionalEl Dr. Eric Berne, médico psiquiatra, fue el fundador y creador inicial del Análisis Transaccional. Berne siguió los pasos de su padre, médico generalista de profesión, que murió a los 38 años de tuberculosis, cuando Eric contaba con apenas 11 años.

Su verdadero nombre era Eric Lennard Bernstein y nació el 10 de mayo de 1910 en la Ciudad de Montreal, Canadá, donde en 1935 obtuvo el título de medicina y cirurgía. Posteriormente se trasladó, donde se nacionalizó y cambió su nombre, a los Estados Unidos y en 1938 se tituló en psiquiatría en Yale. En este país ejerció como psiquiatra, creó un sistema llamado el Análisis Transaccional (AT), el cuál definió como “una teoría de la personalidad y de la acción social y un método clínico de psicoterapia basado en el análisis de todas las transacciones posibles entre dos o más personas, sobre la base de estados del yo específicamente definidos”.

El éxito de sus libros llega por la sencillez con que es capaz de exponer los principios de sus teorías, las cuales extraen lo esencial de sus estudios y lo clasifica mediante estereotipos reconocibles. Hoy sus teorías siguen vigentes y son muy tenidas en cuenta en todo lo que a medios de comunicación y publicidad se refiere.

Eric Berne falleció el 15 de julio de 1970 en el Hospital de Monterrey.

BIOGRAFÍA

Video explicativo en primera persona de su teoría del Análisis trasaccional.