Atardecer – Momentos de paz – Ain’t no Sunsine

LA FRASE

Atardecer

Frases que hablan sobre el tema de la semana: atardecer.

atardecer - Fotografía: Mike Dee

LA CANCIÓN

Ain’t No Sunshine – Bill Withers

atardecer - Jesse Davis
Jesse Davis. Fotografía: Elia Costa

La canción de hoy es un tema the Bill Withers titulada “Ain’t No Sunshine”, qe ha sido recogida en su primer LP Just As I Am (1971). La versión que se escucha es una de las más de 80 versiones que se han hecho de este tema, desde Michael Jackson hasta Tracy chapman, pasando por nuestro querido Pablo Alborán, el cual es muy recomendable por cierto. Aunque siendo sinceros, es difícil que no guste cualquier versión de este tema, que ha sido incluido entre las 500 mejores canciones por la revista Rolling Stone.

Es una versión melódica al Saxo, de un atípico grupo denominado Smooth Jazz Sax Instrumentals, incluido en Sax Blues, CD editado en el año 2010. Os dejo también la original de Bill Withers.

EL POEMA

MI FUENTE

 Al atardecer el sol refulge sin fuerzas muriendo
Y se escucha el sonido de la fuente
Sonido siempre eterno
Dulce arrullo monótono que suena en el silencio.
Fuente de basta piedra,
Cantos fríos, cantos duros, cantos yertos
Gastada por el paso de los años
Gastada por el paso de los tiempos
Tiempos que no perdonan
El pasado sereno de los años de niño en la fuente del pueblo
Pueblo de mi niñez y de mi juventud
Fuente que guarda unos bellos recuerdos.
                                                                                       FIRMA JLB

Rosa CorralENCUENTADOS

.

.

LUZ DE SOLEDAD

Encaminó sus pasos hacia el banco de madera que parecía encaramado sobre el horizonte. Desde aquel lugar se podía contemplar una vista excepcional del lago. Al sentarse se notó cansado, como si portara durante muchos años una pesada carga, justo en ese momento sintió que ya no resistía más. Cada parte de su cuerpo necesitaba descanso, o más bien lo que necesitaba era tiempo, para mirar un árbol, para escuchar la lluvia sobre el agua, para darse una ducha caliente, para cantar una hermosa canción… eso era vivir.

Hacía mucho tiempo que vivía sin tenerse en cuenta, había pasado gran parte de su vida buscando en otros para verse a sí mismo, buscando fuera lo que siempre estuvo dentro. En ese momento comprendió que la soledad era también descubrimiento y recordó entonces quién era. Una clara sensación de tranquilidad se extendió sobre su pecho y le reconfortó su desgastado ánimo.

Respiró hondo y notó que el olor del aire había cambiado. Miró al cielo justo en ese momento fugaz que precede a la noche, una luz anaranjada y brillante inundó su mirada, un mar de nubes sombreadas de suave añil  anunciaban la oscuridad. Era el atardecer.