EL BOSQUE – El pulmón de la mente

INTRODUCCIÓN

El bosque encantado

Recuerdo imágenes de niño perdido por los pinares de Soria. Jugaba por riscos y arroyos, salvando peligros al lado de elfos, gnomos, hadas y duendes; y también de orcos, trolls, brujas y demonios.. . con un palo por espada a lo Peter Pan y luchando contra todo lo que se movía en mi imaginación. Los que hemos vivido el bosque desde la infancia sabemos que es capaz de ofrecernos solo con dejarnos envolver por él; por precipitarnos en sus entrañas a tumba abierta, a corazón abierto, para extraer de su interior todas las emociones que albergan sus entresijos.

La comarca de Pinares y los sabinares de Soria; el Carrascal de La Font Roja, Los hayedos de Urbasa, los robledales de La sierra de Gredos; Los alcornocales de Las Batuecas… Todos han alimentado los momentos de paz que he ido buscando en ellos. La luz que se filtra a través de sus hojas y sus troncos; los colores que, especialmente en esta época de otoño, decoran su aire, de la música que orquestan todos sus habitantes, incluidos los propios árboles.

El bosque ha alimentado la fantasía de niños y adultos, de libros y canciones, de pinturas, de películas, de mundos… Porque el bosque suma los elementos necesarios para albergar las más bellas historias, o las más terribles. Historias de amor, batallas épicas, príncipes y ladrones, cazadores y lobos, princesas y enanos, abuelas y niñas. Son los habitantes del bosque, los que pueblan los cuentos. Y junto a ellos todos los animales que puedas conocer y los que puedas imaginar.

PERSONAJE

John Ronald Reuel Tolkien: El creador del bosque

El bosque - tolkienDe las personalidades que han sabido sacarle partido al bosque cabe destacar una. Y eso que es amplio el elenco de grandes escritores que han concebido sus historias en él. Podríamos haber nombrado a otros muchos autores, Shakespeare y El Sueño de una Noche de Verano, o a Joseph Conrad y El corazón de las tinieblas, Rudyard Kipling y El Libro de la Selva, y a un número importante de escritores que centraron su obra en el famoso bandido Robin Hood (Walter Scott). Pero John R.R. Tolkien fue mucho más allá: genero un mundo imaginario a partir de la vida en los bosques.

De familia británica, nació en Sudáfrica por accidente en 1892; pero a la muerte de su padre en 1896 retornó a Inglaterra con su familia. Filólogo apasionado, amante de la literatura clásica, basó toda su producción en las historias sobre el Rey Arturo y en la literatura épica británica. Su obra siempre a afirmado que estaba basada en el poema de Beowulf. Éste trata de un héroe que peleó contra seres mitológicos antes de ser rey. En ella creó un mundo fantástico lleno de personajes mitológicos. Algunos fueron tomados de la literatura y otros inventados por el mismo: enanos, elfos, trolls, magos, orcos, dragones, tumularios, etc. Inventó un mundo completo, con comarcas, ciudades, razas… hasta dotó de lenguaje propio a una de las razas.

Su obra

No lo hemos dicho, pero seguro que en vuestra cabeza ya aflora el nombre de El Señor de los Anillos. Es el libro principal de una obra que comprende tres libros más y el cual consta a si mismo de tres libros. El origen de toda la historia fue un libro infantil denominado El Hobbit (1937), en el cual ya se menciona el anillo del poder, base de toda la historia de El Señor de los Anillos el cual a su vez está compuesto por otros tres libros:  La comunidad del anillo (1954), Las dos torres (1954) y El retorno del rey (1955). Como obra póstuma se publicó a través de la recopilación de textos por parte de su hijo El Silmarillion (1977). Dichos textos de Tolkien eran poemas épicos, relatos y cuentos. En ellos fue describiendo el universo en el que se desarrolla la historia de El Señor de los Anillos; todos los personajes, las lenguas, las comarcas.

Murió en 1973, después de habernos dejado un mundo increíble. En él tanto adolescentes como adultos hemos vivido las aventuras de aquellos personajes imaginarios con los que nos hemos identificado en algún momento de nuestra propia historia.

Biografía

Les trascribo aquí un breve párrafo de El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo.

.                       .                       .                       .                       .                       .

El Señor de los anillos (fragmento)

El bosque - rivendelAquellos días -la Tercera Edad de la Tierra Media- han quedado muy atrás, y la conformación de las tierras en general ha cambiado mucho; pero las regiones en que vivían entonces los Hobbits eran sin duda las mismas de ahora: el Noroeste del Viejo Mundo, al este del Mar. Los Hobbits del tiempo de Bilbo no sabían de dónde venían. El deseo de conocimiento (fuera de las ciencias genealógicas) no era común entre ellos, pero había aún descendientes de antiguas familias que estudiaban sus propios libros y hasta recogían de los Elfos, los Enanos y los Hombres noticias de épocas pasadas y de tierras distantes.

Los recuerdos propios comienzan luego de que se establecieran en la Comarca y las leyendas más antiguas apenas si se remontan poco más allá de los Días del Exodo. Está perfectamente claro, no obstante, a través de estas leyendas y lo que puede descubrirse en el lenguaje y las costumbres de los Hobbits, que en un pasado muy lejano ellos también se desplazaron hacia el oeste, como muchos otros pueblos.

En las historias primitivas hay referencias oscuras a los tiempos en que moraban en los altos valles del Anduin, entre los lindes -del Gran Bosque Verde y las Montañas Nubladas. No se sabe con certeza por qué emprendieron más tarde el arduo y peligroso cruce de las Montañas y entraron en Eriador. Los relatos hobbits hablan de la multiplicación de los Hombres en la tierra y de una sombra que cayó sobre la floresta y la oscureció, por lo que fue llamada desde entonces el Bosque Negro.

Antes de cruzar las Montañas, los Hobbits ya se habían dividido en tres ramas un tanto diferentes – los Pelosos, los Fuertes y los Albos. Los Pelosos eran de piel más oscura, cuerpo menudo, cara lampiña, y no llevaban botas; de manos y pies bien proporcionados y ágiles preferían las tierras altas y las laderas de las colinas. Los Fuertes eran más anchos, de constitución más sólida; tenían pies y manos más grandes; preferían las llanuras y las orillas de los ríos. Los Albos, de piel y cabellos más claros, eran más altos y delgados que los otros: amaban los árboles y los bosques.

Lourdes 2EL MIRADOR DEL PSIKE

.

.

.

El bosque y otras leyendas

Fue al leer el titular de una noticia,  “cada año, cientos de personas se pierden en el bosque” ,  cuando se vino a mi imaginación la cantidad de veces que me gustaría hacerlo a mí.

Podríamos hablar de conexión con la naturaleza, obviando que nosotros ya somos “per se” dicha naturaleza.

El bosque - psico 1Me planteo si,  perderte por el bosque,  supone dejar atrás la enorme estimulación a la que nos enfrentamos día a día: el trabajo, las cargas familiares, el barullo, las prisas o tener que acudir a una cita o un compromiso sin más, para seguir siendo activos, guapos, deportistas o cultos.

Quizás perderte por el bosque sea escapar del mundo por unos instantes.  Tal vez podemos hacerlo quedándonos absortos en nuestras fantasías mientras vamos en metro. O tomando un café relajadamente en la terraza, quedándonos en silencio con un buen amigo.  O bailando a solas aquella canción que nos gustaba de adolescentes.

También podremos esperar al fin de semana, hacer esa ruta, pero el objetivo tendría que ser el mismo:  perderse.

Al final, lo único que quedaría tras escribir el libro y tener el hijo sea plantar el bosque.