LA LOCURA – el loco del genio – Van Gogh

 INTRODUCCIÓN

El mundo debería estar loco, como lo están los niños o los viejos. La locura es algo que se esfuma de nuestras manos cuando van siendo ocupadas por la responsabilidad, hasta dejarlas vacías; y quizá lo sensato sería dejar que la mano derecha vaya llenándose de responsabilidad mientras en la izquierda mantenemos intacta esa locura que durante niños nos permitió ser felices, sentirnos libres, nos mantuvo alertas y con los ojos abiertos a todo lo que nos rodeaba y nos dejó liberar todas las emociones que nos provoca el propio mundo.

Con el tiempo nos damos cuenta que esa responsabilidad que ha llenado nuestras manos nos obliga, con su peso, a mantenerlas encima de la mesa sin poderlas despegar. Sin embargo la locura es ligera, liberadora, enriquecedora, espontánea, imprevisible, insensata, irreverente y maravillosa. Como diría Miguel de Unamuno: “La locura, la verdadera locura, nos está haciendo mucha falta, a ver si nos cura de esta peste del sentido común que nos tiene a cada uno ahogado el propio”.

Todos somos un potencial loco; nos resistimos a abrir completamente los dedos y dejar escapar lo poco que pueda quedar de ella en nuestra mano. Nos gusta la locura, la que trasmiten los payasos, los músicos, los poetas, los pintores; queremos dejarnos contagiar por la suya, al fin y al cabo la locura es la libre expresión del sentimiento. Llamamos locos a los artistas, a los valientes, a los aventureros, a los enamorados. Pero se lo llamamos con la entrañable esperanza de conseguir, como ellos, colocar por encima la mano que contiene la locura y poder decir orgullosos: Cada loco con su tema.

PERSONAJE

VINCENT VAN GOGH – El genio loco

LA LOCURA - el loco del genio - Van GoghMuchos son los genios que podríamos haber incluido en este apartado dedicado a personas ilustres. Leí para escribir este artículo un post en el que hablaban de cinco, y aún me parece muy escaso (John Forbes Nash, matemático; VINCENT VAN GOGH; Edgar Allan Poe, escritor; Ludwig van Beethoven, músico y Sir Isaac Newton, físico)

Está de más decir que Van Gogh fue un pintor. Vivió entre 1853 y 1890. No llegó a los 40, tras una vida dramática. Durante toda ella su genio no fue reconocido. Llego a castigarse físicamente para paliar su dolor espiritual, llegando a cercenar parte de una de sus orejas.

Habría mucho que discutir sobre los genios y su locura, y si es necesario estar loco para ser un genio. Salvando algunos casos, en los que detrás del genio loco hay una cuestión de márquetin (seguramente por eso no está Dalí en esa lista, al margen de que algo loco pudiera estar, y ya se han hecho algunos estudios al respecto que desestiman firmemente esa posibilidad), sí es cierto que en este caso (y en los otros antes nombrados) la locura existía.

Pero algo sí se puede afirmar rotundamente. Para poder desarrollar todas las capacidades creativas es necesario liberar el espíritu; sea cual sea el objetivo, pintar un cuadro, hacer unos espaguetis o confeccionar una prenda. Y eso se consigue recurriendo a algo que se asemeja bastante a la locura. Y de esa nuestro genio tenía mucha,. En realidad tenía grandes dosis de las dos locuras: de la sana y constructiva, que le permitieron crear cuadros maravillosos, y de la no tan sana, que le incitó a suicidarse con un disparo en el vientre.

Su obra

Sobre su pintura se puede decir que está enmarcada dentro del movimiento impresionista. Y para nada deja entrever ese infierno interior que lleva dentro, pues lo que transmite es optimismo y frescura. Tan solo en sus auto-retratos se puede percibir ese intrincado y depresivo estado interior. Toda su pintura tiene un tratamiento exquisito del color. Se expresa a través de unos trazos personales e irrepetibles, manejando el pincel con la soltura que solo una locura verdadera, nacida de las entrañas, puede proporcionar. Cuando pintaba el mundo se transformaba ante sus ojos. Posiblemente por eso no eran el reflejo de su estado mental. Al contrario, reflejaba un mundo delicado, maravilloso e inestable que habitaba dentro de él. En los últimos años de su vida se encerró en una corriente creadora que le llevó a pintar más de 500 cuadros en 30 meses.

 Triste historia que en vida le torturó y que a la postre lo convirtió en inmortal, y que, por otro lado, nos permite hoy contemplar una obra pictórica que incluye estampas tan hermosas como estas.

LA LOCURA - el loco del genio - Van Gogh

LA LOCURA - el loco del genio - Van Gogh

LA LOCURA - el loco del genio - Van Gogh

Lourdes 2EL MIRADOR DEL PSIKE

.

.

.

LA LOCURA

Basado en el concepto Hegeliano de locura…

No, no es cierto.  La locura es lo mismo que esquizofrenia, psicosis, alteración de la realidad o cualquiera de todos estos términos que hemos escuchado alguna en conversaciones pseudocientíficas.

La locura es algo evidentemente humano.  Pascal afirmaba que:  “hay sin duda una locura necesaria y  sería una locura de otro estilo no tener la locura de todos”.

Significa salir de la sensatez del pragmatismo para establecerse en la “ley del corazón”. Sea por lo que fuese. Aparece como una forma de rebelión, que nos permite asomarnos desde ese mundo real, que nos marcamos o nos marcan, al mundo de lo posible o del deseo.

También representa aquellos momentos en los que podemos refugiarnos en nuestro propio pensamiento, en un pensamiento nuevo o diferente, y lo ordenamos y desordenamos hasta que logramos avanzar un paso más en nuestro camino o nuestro ser.

Por último, cual Quijote, también es la manera de mantener intactos los ideales hasta que se desvanezcan en la cotidianeidad.

Ojalá, nos volviéramos locos más a menudo.