Madre – La lactancia mejor con plantas

PLANTEANDO SALUD

beneficios-de-la-lactancia-maternaLa lactancia materna.

Hoy en día se está recuperando este hábito necesario de amamantar a los hijos, frente a la tendencia de años atrás de criarlos con biberón. Sin duda lo que aporta la leche materna no tiene comparación con el más estudiado producto elaborado, así lo recomienda la OMS (Organización Mundial de la Salud). Hay numerosas páginas que os pueden explicar los beneficios le la lactancia de forma breve y concisa. Pero no estamos aquí para eso, sino para ponerlo un poco más fácil mediante la fitoterapia.

Hay algunas plantas muy conocidas por todos que tienen excelentes virtudes en lo que a favorecer la producción de leche en las madres de los lactantes. Se llaman plantas galactógenas y ayudarán a las madres con la producción de la leche necesaria para amamantar a sus bebés durante la lactancia. Veréis que sencillo es.

Galega.

Lactancia - GalegaQue no os lleve a engaño, nada tiene que ver con Galicia, de hecho esta planta es difícil de encontrar en la península, salvo en la provincia de Cadiz. Pero tiene un efecto tan beneficio con respecto a la lactancia que me hace incluirla. Además se puede conseguir en herboristerías. Se toma en tisana a razón de media cuchara por taza, en cada comida, con una cucharadita de anisado para endulzar.

Anís, hinojo y eneldo.

anis-verde HinojoLactancia - eneldo

Las tres plantas pertenecen a la familia de las umbelíferas. De las dos primeras ya hemos hablado, sobre todo de la segunda, y la tercera es una conocida planta culinaria utilizada para condimentar pescados y ensaladas. Para usar cualquiera de estas tres plantas en el favorecimiento de la secreción en la lactancia se prepara una infusión con una cucharada de los frutos por taza, la cual se puede mezclar con galega, dos veces al día.

Ortiga menor.

Lactancia - ortiga menorAl contrario de la anterior, esta planta se encuentra muy fácilmente en toda España. Es muy parecida a su hermana mayor; pero las hojas son más pequeñas y tiene en el mismo ramillete las flores masculinas y femeninas. Además de poderse comer como verdura cocida de la misma forma que las espinacas, la forma mejor de aprovechar sus propiedades es tomando el el agua resultante de la cocción o con éste haciendo un jarabe añadiendo el doble de azúcar que de agua y dejando que se disuelva. Para favorecer la lactancia se toman tres dosis al día (una taza o una cucharada respectivamente). También se puede preparar una tintura con planta recién desecada y alcohol, a razón de 100 gr por litro de alcohol.

Albahaca

Plantas mágicas - albahacaSí, el famoso pesto italiano, al que tantas canciones han dedicado. La mejor forma de tomarla es en infusión. Es mejor utilizar la albahaca fresca, pues la seca pierde gran parte de sus facultades. Con una onza (30 gr) de planta fresca se pueden preparar media docena de tazas. Tomar dos al día para favorecer la secreción de leche en la lactancia.

Mi manual de consulta personal de todo lo que tiene que ver con fitoterapia es un libro al que tengo mucho cariño: El Dioscórides Renovado. Yo tengo la edición de 1985, pero me consta que lo han vuelto a renovar; seguro que no ha perdido su esencia. 

Miriam BorgeHOY COCINO YO

Torrijas de leche

Un postre tradicional, típico de los que hace la mamá y a los niños se les hace la boca agua nada más verlas. Sencillo y hogareño y un placer para el paladar.

Lactancia - torrijasIngredientes:

  • Una barra de pan para torrijas
  • 1-1,5 litros de leche
  • 1 palo de canela
  • 3 cucharadas de azúcar por litro de leche
  • 4-5 huevos para freír
  • Aceite de girasol o de oliva para freír las torrijas
  • Más azúcar y canela en polvo para espolvorear

Elaboración:

El pan
  • Cortamos el pan en rebanadas de 1,5-2 cm de grueso. Si el pan es fresco, siempre es mejor dejar que se endurezca algo, porque así absorbe más leche y las torrijas quedan más jugosas. Así que lo dejáis secar lo que queráis.
  • Cuando el pan está seco a nuestro gusto extendemos las rebanadas en una fuente; o tantas fuentes como nos hagan falta, para que tengan espacio para empaparse bien.
La leche
  • Ponemos la leche a calentar con el azúcar y el palo de canela. La llevamos a ebullición y cuando está en ese punto, retiramos el palo de canela y la vertemos sobre las rebanadas de pan. Dejamos que se empapen por lo menos una hora. Si vemos que el pan absorbe la leche enseguida, digamos que a los cinco minutos, podemos añadir algo más. Es importante que se empape todo el pan, que no le quede el centro sin empapar, porque luego se notaría seco. Al cabo de un rato podemos apretar un poquito las rebanadas por el centro; a ver si parece que han absorbido la leche bien.
  • Cuando toda la leche se haya absorbido convenientemente preparamos el aceite en una sartén amplia, como medio dedo de altura; lo calentamos a fuego medio-bajo. Batimos los huevos en un plato hondo o fuente donde se puedan maniobrar bien las torrijas.
La fritura

Vamos tomando cada torrija, con mucho cuidado, y pasándolas por el huevo. Cuando el aceite está calentito (no debe humear) las freímos. Como siempre se escapa algo de leche del interior de la torrija, es normal que el aceite vaya acumulando residuos ennegrecidos. Si se ensucia mucho el aceite se puede colar a mitad de la fritura y volver a utilizar o poner aceite nuevo. La verdad es que freír torrijas es una tarea un poco sucia.

El emplatado

Preparamos en un cuenco azúcar con canela en polvo (o usamos azúcar de canela preparado), para ir espolvoreando las torrijas a medida que las sacamos de la sartén. Las vamos poniendo sobre papel absorbente y las espolvoreamos con el azúcar y la canela según salen, porque calientes lo cogen mejor. Las dejamos enfriar y las colocamos en una bonita fuente para servir.

Mini-lasañas de espinacas

Lactancia - lasaña de verdurasY el monstruo de las recetas nos sugiere hoy esta comida, divertida y delicia de niños, los cuales pueden echar una mano en su elaboración y además es una excelente forma de que vayan encontrando el gusto al sabor de las verduras.

Ingredientes:
(para 4 unidades):

  • 400 gr. de espinacas.
  • 250 gr. de queso fresco.
  • 400 ml. de bechamel.
  • 16 placas de pasta para canelones.
  • 2 cebollas.
  • Queso emmental rallado.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.

Y aquí la receta para preparala