El sol – Un universo en torno a él. Galileo Galilei

INTRODUCCIÓN

El sol. Astro reyEl sol portada 1

Sin el Sol no existiría la vida (y Superman no sería el mismo). A pesar de sus 4600 millones de años es joven y goza de buena salud. Y menos mal, porque cualquier variación podría significar terminar congelados o achicharrados. Lo reconocemos por la luz que nos llega de él, y por el calor, y menos por otra suerte de radiaciones, algunas nocivas (gracias capa de ozono) y por su campo electromagnético; sí, esos que nos fastidia cada cierto tiempo las comunicaciones y a los  cuales les debemos agradecer las auroras boreales.

No es extraño que el sol haya sido objeto de alabanza desde las primeras culturas, al que le consideraron un Dios (la egipcia – Ra, la sumeria – Utu, la mexica-Huitzilopochtli, la incaica – Inti, la griega – Helios y en alguna más. Los Mayas crearon su cultura en torno al sol, incluido su calendario.

¿Y nosotros, cómo lo hemos tratado? Pues mal. Le obligamos a dar vueltas alrededor de la tierra hasta que la Iglesia del siglo XVI (ya con Kepler), y la sociedad en general, no le quedó más remedio que reconocer que no era así (pobre Galileo). Costó reconocer la teoría Heliocéntrica, ya expuesta por el griego Aristarco de Samos hace más de 2000 años.

Hoy es un bien muy cotizado, que se lo digan a los guiris que nos visitan; o a los inversionistas en renovables; o a los “melaminófilos”, tan amantes de la playa. El caso es que España es un país privilegiado por la presencia del sol durante gran parte del año. Aprovechemos nuestro clima. Y aprovechemos estas páginas, para saber algo más del sol y como disfrutarlo.

EL PERSONAJE

Galileo Galilei. La teoría heliocentrista

El sol GalileoEste nombre está vinculado a dos cuestiones importantes. El férreo control ideológico que ejercía la Iglesia todavía en el siglo XVI. Y a lo que sería la nueva revolución científica que culminaría con Kepler algo más tarde, a través de sus 3 leyes. Posiblemente se hubiera conseguido antes. Pero con la Iglesia de entonces hemos topado.

Galileo Galilei nació en Pisa el 15 de febrero de 1564. Hombre de amplia cultura humanista, fue un intérprete consumado y un compositor y teórico de la música; sus obras sobre teoría musical gozaron de una cierta fama en la época. Empezó a estudiar medicina, pero las matemáticas y Aristótels tiraron más de sus inquietudes. Pero lo que más se le debe a Galileo fue la revolución en el método experimental científico. ¿Recordáis las dos bolas tiradas desde la torre de Pisa, una de metal y otra de madera, para demostrar que todos los objetos caen a la misma velocidad independientemente de su peso, en contra de lo que afirmaba Aristóteles? Pues aquí tenéis al ideólogo.

El sol como centro del universo

Pero su mayor fama le llevo a raíz de la brutal censura de sus teorías por parte de la Iglesia. Para poder demostrar sus teoría tuvo que inventar el telescopio. A través de él descubrió la configuración superficial de la luna y, con mucho ingenio (el telescopio óptico de entonces no daba para mucho más), la teoría heliocéntrica de Copérnico (Siglo XIV). Ésta no es otra que decir que, en contra de la teoría geocéntrica de Ptolomeo (Siglo II), el sol es el centro del universo (bueno, del conocido hasta entonces, que se reducía a poco más que el sistema solar).

Convenció a todo el mundo menos a los inquisidores que, en un dudoso proceso y ya casi con 70 años, tuvo que abjurarse de rodillas de su doctrina. Salvo la vida y, por una mediación de su hija Virginia, religiosa, consiguió que se conmutara su pena perpetua de prisión por su reclusión en su quinta de Arcetri, próxima al convento de su hija.

El sol Galileo telescopio  El sol Galileo heliocentrismo

Lo último que hizo en vida posiblemente fue lo más notable. Terminó su obra Discursos y demostraciones matemáticas en torno a dos nuevas ciencias, publicada en Leiden por Luis Elzevir en 1638. En ella, partiendo de la discusión sobre la estructura y la resistencia de los materiales, Galileo sentó las bases físicas y matemáticas para un análisis del movimiento que le permitió demostrar las leyes de caída de los graves en el vacío y elaborar una teoría completa del disparo de proyectiles. Fue la piedra angular de la ciencia mecánica que desarrolló Isaac Newton y otros científicos poco después. Murió en enero de 1642.

El reconocimiento

En 1992, exactamente tres siglos y medio después del fallecimiento de Galileo, la comisión papal a la que Juan Pablo II había encargado la revisión del proceso inquisitorial reconoció el error cometido por la Iglesia católica.

Biografía