El sol – cuidando la piel y la salud – Bronceadores y protectores.

PLANTEANDO SALUD

El sol - Portada 1Cuidando la piel y la salud

Se aproxima el verano y va siendo hora de sacar biquinis y bañadores para ir a la playa, a la montaña, al campo, a un río. Cada uno se apaña con lo que tiene a mano. Pero vayas donde vayas, el sol va a estar presente. Y son muchos los beneficios que nos aporta, aunque hay que aprovecharlo con precaución y tomando algunas medidas preventivas.

Mucho se ha estudiado, opinado, elucubrado, comentado al respecto de protegerse del sol en revistas, prensa, televisión, radio… Sin duda en cuanto asoma el verano es tema predilecto de los medios. Pero en tiempos en que se empiezan a desmentir grande bulos comerciales, aquí va mi granito de arena, siempre desde la perspectiva de los productos naturales, y concretamente de las plantas.

Vamos a abordar el asunto desde dos puntos de vista totalmente radicales: desde la prevención y desde el remedio. El primero hace referencia a protegernos del sol correctamente para evitar castigar nuestra piel e incluso quemarnos. En el segundo comentaremos los remedios sencillos y caseros que hay para, si hemos llegado a quemarnos, como paliar los efectos.

El sol - quemadura-solarComo el tema es denso y podría ser muy extenso, en este caso os iré poniendo enlaces documentales, los mejores que he encontrado, donde explican en detalle los puntos que os voy a ir exponiendo.

La prevención ante el sol

Saber tomar el sol de forma sana no solo consiste en darnos un protector. Y alguno ya estaréis pensando. Ya está este con lo de ponerse crema FPS (factor de protección solar) 274. Eso puede, pero no van por ahí los tiros. Hay mucho más. Y ahora pensaréis: ¿Otra vez con que el sol puede ser muy malo? Pues sí. Puede serlo. Pero no seré yo quien os lo explique, aquí tenéis un buen artículo.

El caso es que los cuidados no son tantos, pero sí constantes. O sea, que debemos intentar que forme parte de nuestros hábitos. Y parte de esos hábitos están relacionados con la alimentación y la preparación antes de tomar el sol.

La alimentación adecuada en verano.

No hace falta cambiar drásticamente nuestra dieta, sobre todo si ya es sana y equilibrada. Pero sí conviene introducir algunos elementos o incrementar su consumo. Hay que tener en cuenta que hay una serie de compuestos que son muy buenos para la piel y para potenciar los protectores naturales contra las radiaciones solares nocivas (los rayos ultraviolestas: UVA, los que producen cáncer, y UVB, los que queman). Nos referimos a los siguientes:

Β-carotenos. Son la base de la Vitamina A, tan buena para la piel, el envejecimiento y el cáncer. Está muy presente en zanahorias y calabazas, además de en otros alimentos y productos naturales. Favorecen la formación de nuestro protector natural contra el sol: La Melanina. Os lo expongo más extensamente en este artículo, en el que se habla de los antioxidantes.

Frutas, hortalizas y verduras en general. En general en verano, con el calor, el cuerpo nos pide más este tipo de alimentos más ligeros y frescos. Haz caso a tu cuerpo. Tienen mayor contenido de agua que otros alimentos, y por lo tanto ayudan con la hidratación. Además, la mayoría contienen cantidades importantes de antioxidantes.

El agua. Así de fácil. EL sol deshidrata la piel. Es uno de las primeras consecuencias. Y es necesario reponerlo con líquidos. ¿Y cuál es el mejor? Exacto: el agua.

La astaxantina. Entran dentro del grupo de compuestos antioxidantes. Se trata de un caroteno presente en las algas que favorece, de forma natural, la autoprotección de la piel contra los rayos UV. Las que más concentración de esta sustancia tienen son Haematococcus pluvialis y Chlorella zofingiensis. Y queda presente en peces y mariscos que se alimentan de ellas (los que presentan color rojo). Se venden en cápsulas (Las dosis que se recomiendan son unos 10 mgr al día, una cápsula).

El sol : Los protectores industriales

Todos los conocemos: vienen en botes muy bonitos y casi todos con el sol en su frente. Y como protectores funcionan muy bien. Pero algunos de sus compuestos no son todo lo sano que desearíamos. Voy a resumir lo que cuentan dos artículos que recomiendo leer sobre los bloqueadores solares (Los protectores solares tienen su ‘lado oscuro’ y La Conclusión Sobre los Bloqueadores Solares— ¿Cuáles son los Más Seguros?. Os comentaré algunas cuestiones sobre sus componentes.

Los bloqueadores físicos. Los Oxidos de Zinc y de Titanio. Son dos metales que protegen por reflexión. En sí no son malos, porque no penetran en la piel. Pero si se inhalan accidentalmente pueden producir cáncer de pulmón. Evitar los aplicadores por pulverización. Son más sanos pero tienen dos inconvenientes menores: su reparto homogéneo sobre la piel es más dificultoso y pueden producir manchas blancas.

Los bloqueadores químicos. Son los que mejor funcionan cuando el sol incide en la piel. Pero tienen cara B. Su forma de trabajar producen radicales libres que son la base de todos los tumores cancerígenos. Los más peligrosos son: octocrileno, metoxicinamato de octilo (Octinoxato), benzofenona-3 (oxibenzona) y benzofenona-4 (sulisobenzona), OMC (metoxicinamato octilo) y Avobenzona. Mirad las etiquetas.

Y hay que decir algo más. Algunos son tan potentes que al final es peor el remedio que la enfermedad. El cuerpo necesita de una dosis de radiación para generar de forma natural la vitamina D. Y tanta protección evita que se forme con el sol. Las marcas comerciales nos venden cada vez factores más altos y no siempre es necesario.

El FPS adecuado

No perdamos la cabeza con el FPS. En este caso no siempre más es realmente más. Hay hasta 100, pero a partir de 50 ya no hay apenas diferencia de protección. Leed este artículo, que es bueno porque no pretende vender nada (bronceadores me refiero). Lo que viene a decir es que el factor adecuado depende del fototipo de cada uno (hay desde el fototipo 1 para los más blancos, hasta el 6, que son los negros de piel más oscura). Y la protección adecuada va, respectivamente, de un FPS 30 hasta uno de 6. Y si la excusa es la capa de ozono, solo se ha perdido en algunos lugares del planeta (Polo sur).

Consejos veraniegos.

Para protegerse del sol lo mejor es (sí, es lo de siempre, pero conviene recordarlo):

  • Exposición progresiva para permitir que la piel se acostumbre.
  • Muévete para no exponer una zona en exceso.
  • Evitar las horas centrales del día.
  • Las camisas, sombreros y gafas de sol, son la mejor protección.
  • Y lo ya dicho. Agua, frutas, verduras y hortalizas.

Los protectores naturales.

Y ahora, por fin, voy con lo que me interesa en esta entrada. Después de lo dicho anteriormente, no hace falta añadir nada más para saber que, en mi modesta opinión, los mejores protectores solares son los naturales. Además de seguir los consejos antes expuestos sobre prevención y protección.

Sí, los hay. Algunos son sencillos de hacer otros son más complicados, pero se pueden adquirir. Para hacer un protector hace falta un aceite base y una esencia. Y poco más

Los aceites de base

Son en los que aplicaremos luego los aceites esenciales para producir nuestro aceite protector. Aquí pongo algunos de los mejores, por aportar un plus:

  • Aceite de almendras – FPS 4. Hablaremos más adelante por sus beneficios para la piel.
  • Aceite de oliva – FPS 7. Es bueno para la piel en general. Luego hablaremos de él.
  • Aceite de avellana – FPS 10.
  • Aceite de coco – FPS 10. Buen hidratante.
  • Aceite de jojoba – FPF 4. Hidrata y elimina los radicales libres. Regenera la piel y aporta elasticidad y firmeza. No tiene aroma.
  • Aceite de sésamo – FPF 6. Hidrata, contiene zinc. Revitaliza y reafirma la piel. Elimina los radicales libres.

Los aceites protectores.

Se obtienen por la maceración en los aceites anteriores de los productos que los caracterizan. Así de fácil. Pero es cierto que puede ser un poco laborioso. Para los perezosos están comercializados.

Aceite de zanahoria

Se obtiene por maceración de la raíz (o sea, la zanahoria). Se emplea como potenciador del bronceado, ya que favorece la formación de melanina. Mejora el aspecto de la piel, porque además la pigmenta ligeramente, y la hidrata. FPS – 30-40.

Aceite de semilla de frambuesa

El más alto de nivel de protección de todos los ingredientes naturales, contiene un estimado de FPS de 30 a 50, pero trabaja peor con los rayos UVB, por lo que es mejor mezclarlo.

Manteca de karité

Este no es un aceite pero por su calidad hablamos de ella. Es un excelente hidratante, proporcionando a la piel elasticidad y firmeza, aunque no aporta una protección muy alta. Pero no busquéis este árbol, solo se encuentra en África. FPS de 10.

Como veis, hay protectores naturales para cubrir todos los factores de protección razonables (no hace falta un FPS 100).

                 

Para el lamento – las quemaduras.

Si no hemos prevenido y ya solo queda el lamento no os preocupéis. Hay remedios. Cuando nos exponemos en exceso al sol, sin la protección adecuada a nuestro fototipo pueden producirse quemaduras en la piel, que lo normal es que sean de grado 1 (enrojecimiento y dolor), pero que pueden llegar al grado 2 (supuración y ampollas). Para curar las quemaduras y calmar el dolor tenemos unos remedios caseros muy buenos y muy sencillos.

Patata

Aparte de su valor nutricional, la patata es excelente para calmar y sanar cualquier tipo de quemaduras, entre ellas las solares. Rallar patata y aplicar en forma de compresa. Refrescará la zona, calmará el dolor y sanará la quemadura. Cambiar cada 4 horas más o menos.

Aceite de oliva

Es excelente contra las quemaduras. La mejor forma de aplicarlos es preparando un linimento con agua de cal. En el vídeo os lo explican. El linimento se prepara con la misma cantidad de agua de cal que de aceite. Se agita enérgicamente y se guarda. Se aplica sobre la quemadura y se protege con una gasa de hilo.

Aceite de azucena y aceite de hipérico.

 Son también muy buenos contra las quemaduras. Y se aplican como el aceite de oliva. Cómo se prepara el aceite de azucena os lo explico en esta entrada. El de hipérico, o hierba de san Juan, se prepara por maceración de las flores en aceite de oliva o de algún otro de los expuestos con 1 litro de aceite y 100 gr de flores secas. Se mantiene durante 40 días en una botella bien tapada, removiendo a diario, y en un lugar oscuro. Se guarda en botellitas de un uso, al cabo de 3 o 4 días de ser abiertas hay que desecharlas.

                                 

Jalea de membrillo

Se prepara macerando en agua las semillas. Es importante que estén enteras, pues contienen en su interior un ácido nocivo. Con un 1 gr de semillas por cada 30 gr de agua. Es excelente para cualquier trastorno de la piel y los ojos, incluidas las quemaduras.

Mi manual de consulta personal de todo lo que tiene que ver con fitoterapia es un libro al que tengo mucho cariño: El Dioscórides Renovado.  Yo tengo la edición de 1985, pero me consta que lo han vuelto a renovar; seguro que no ha perdido su esencia.

Advertencias

En internet he podido comprobar que se pueden ver un sin fin de páginas que recomiendan remedios con plantas sin una fiabilidad constrastada. Los remedios que aquí os pongo están verificados en libros de medicina especializados en fitoterapia, elaborados por cualificados por equipos médicos, como el que aquí incluyo (El Dioscorides).

Cuando compréis un producto verificad que lo que os venden es la parte de la planta que contiene el principio activo. En cada remedio os indico cual es. Los enlaces a productos para comprar que aquí incluyo son exclusivamente con la parte activa de la planta, y la oferta más económica que he encontrado.

Miriam BorgeHOY COCINO YO

Y para completar lo dicho, un par de platos que nos aportarán lo que necesitamos y nos ayudarán a conseguir un bronceado adecuado y una piel sana este verano.

Ensalada de cangrejo

Ingredientes:

  • 4 naranjas
  • 12 palitos de cangrejo
  • 2 pepinillos
  • media lechuga
  • 1 zanahoria

Para la salsa rosa:

  • 1 vaso de aceite
  • una yema de huevo
  • una cucharadita de brandy y otra de ketchup
  • sal y pimienta blanca.

Preparación:

Se parten las naranjas por la mitad y se retira la pulpa con cuidado para dejar la piel intacta. Cortar en gajos pequeños. Se corta el cangrejo y los pepinillos en rodajas. Se lava y corta la lechuga en juliana y la zanahoria en láminas.

Para preparar la salsa rosa se bate la yema con la sal, la pimienta y el aceite, se añade el brandy y el ketchup.

Se sirve repartiendo los ingredientes en el interior de la cáscara de naranja y vertiendo un poco de salsa rosa por encima. Se decora un una lámina d pepinillo, un cebollino y unas hojitas de perejil.

 

2 thoughts on “El sol – cuidando la piel y la salud – Bronceadores y protectores.”

Los comentarios están cerrados.