Volar-El vuelo de la imaginación-Leonardo Da Vinci

Volar la imaginación - PortadaINTRODUCCIÓN

Volar, el sueño de muchos de nosotros. Quién no ha soñado que tenía alas; que podía remontar el cielo como un halcón, como una gaviota. Volar no forma parte de la fisonomía humana, no tenemos alas con qué hacerlo. Solo el intelecto nos ha dado artilugios con los que conseguirlo.

Pero ese mismo intelecto también nos ha dado la capacidad de volar, con nuestra imaginación; ese poderoso artilugio que forma parte de nuestro cerebro y que, en muchos casos, tendemos a infrautilizarlo. Para ponerlo en marcha hay que darle tiempo, y en la mayoría de los casos no estamos dispuestos a hacerlo. ¿Nos da miedo dárselo?; ¿o cunde en nosotros la idea de que imaginar es estar perdiendo el tiempo o haciendo nada?

Pues que sepáis que ese periodo que destinamos a “hacer nada” es el que nos proporciona material renovado para cuando necesitamos “hacer algo”, en estos dos enlaces nos cuentan alguna cosa (creatividad y beneficios).

El acto de volar se identifica con la sensación de libertad: dejamos de estar recluidos en las dos dimensiones para poder movernos por todo el espacio. Quizá por esa razón establecemos esa similitud con el acto de imaginar: nos permite ir más allá de la realidad en la que estamos inmersos.

Volemos, pues, porque tenemos las herramientas: las alas o nuestra imaginación.

PERSONAJE

Leonardo Da Vinci

Volar la imaginación - LeonardoDesde los tiempos más remotos el hombre ha soñado con volar. Los griegos ya contaron la leyenda de Ícaro y Dédalo, con sus alas de cera y plumas. Y numerosos ingenieros han pasado por la historia de la aeronáutica dejando ideas y cacharros con alas, parecidos a pájaros, con los que poder volar. Entre ellos numerosos españoles, que parece que «siempre hemos tenido la cabeza en las nubes».  Abbás Ibn Firnás, un moro cordobés (X);  Diego Marín Aguilera, mecánico de Burgos (XVIII). Pero no sería hasta el siglo XIX que se consiguió realmente volar, mediante los planeadores y los globos. Nombres destacados en esta carrera hacia el cielo son los de George Cayley (Británico) y Pedro Paulet (Peruano),

Pero el más mediático y conocido de ellos fue Leonardo Da Vinci. Y el que mejor se ajusta, sin duda, al tema de la semana. Porque persiguió volar físicamente y porque consiguió como nadie volar con la imaginación.

Vida

Leonardo di ser Piero Da Vinci, nació en la ciudad italiana de Vinci, en las inmediaciones de Florencia, un  15 de abril de 1452. Fue sobre todo pintor, pero en su currículum figuran más disciplinas de las que se pueden imaginar. Era el prototipo de hombre renacentista, capaz de brillar en múltiples disciplinas. Pintor, anatomista, arquitecto, botánico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta… El artista completo. Y su abuela paterna, ceramista, tuvo mucho que ver en su preferencia por las artes.

Murió el 2 de mayo de 1519​ en Cloux (Francia), a la edad de 67 años.

Biografía

Obra

Volar la imaginación - La giocondaSu principal mentor fue Andrea del Verrocchio. Fue el gran maestro del Sfumato, el cual perfeccionó definitivamente. Y como pintor destacan entre todas dos de ellas: La Gioconda (El Louvre) y La última cena (refectorio del convento de Santa Maria delle Grazie, mural). Del primero se han contado innumerables mitos, pero tan solo diremos que se cree que es un retrato de Lisa Gherardini (Monna Lisa del Giocondo).

De personalidad inconstante, dejó numerosas obras a medias. Quizá su cabeza estaba puesta en demasiadas cosas. La más destacada fue una estatua ecuestre en bronce de 8 metros con Francisco Sforza. Se construyó en 1999 en Nueva York una réplica que se encuentra en Roma.

Volar

Volar la imaginación - Leonardo - volarMientras que la pintura, principalmente, y otras disciplinas artísticas lo mantenía económicamente,  por otro lado se dedicó a otras disciplinas, científicas e ingenieriles, que lo llevaron a intentar imitar el vuelo de los pájaros.

Su pasión por volar produjo numerosos estudios sobre el vuelo de los pájaros. De todos ellos quedaron unos cuantos diseños. Un rudimentario helicóptero (tornillo aéreo), un paracaídas y un ala delta de bambú (que se ha demostrado actualmente que funciona añadiéndole estabilizadores). Pero se decantó por un sistema de vuelo similar al de los murciélagos, y diseñó unas alas que se acoplaban al cuerpo. También inventó el túnel de viento aerodinámico para sus experimentos.

Muchos de sus inventos se pusieron en práctica, pero otros muchos se quedaron en los planos, como testigos de un futuro próximo, porque no existía la tecnología para llevarlos a la práctica. Pero con el tiempo se demostró que eran perfectamente factibles.

EL MIRADOR DEL PSIKE

Volar la imaginación - Cerebro

¿Qué ocurre en tu cerebro cuando dejas volar la imaginación?

Memoria e imaginación no son lo mismo. ¿Qué ya lo sabías? Pues no estaba tan claro, porque ¿hasta qué punto nuestra imaginación recurre a la memoria? Ya hay estudios sobre esto. En este artículo nos lo explican bien. Y además nos explicarán por qué es importante “perder el tiempo” mirando a las musarañas. ¿Podréis hacerlo?

«El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación», decía el filósofo alemán Friedrich Nietzsche. Sin embargo, a los científicos les ha costado ponerse de acuerdo acerca de si la memoria y la imaginación son procesos distintos o si, en realidad, se solapan.

Partiendo de la premisa de que una imagen vale más que mil palabras, Brock Kirwan y sus compañeros de la Universidad Brigham Young en EEUU decidieron usar un escáner de resonancia magnética para aclarar de una vez por toda si en nuestra sesera ocurre o no algo único cuando recurrimos a la imaginación y a la fantasía. Sigue leyendo