Sueños – narcótico: incitador de sueños

PLANTEANDO SALUD

Plantas para soñar: narcótico.

Narcótico - AdormideraVamos hoy a recomendar una serie de plantas que influyen, de forma inocua y con efectos placenteros y muy suaves, sobre la capacidad de dormir, sobre el sueño. E insisto en lo de inocua porque si bien son muchas las plantas consideradas narcóticas, también están dentro del grupo de las plantas consideradas como drogas blandas, como la marihuana, o dentro de las tóxicas, como el beleño. Así que nos centraremos en algunas plantas conocidas que nos ayudaran a conciliar el sueño de una forma reparadora y placentera. Por último decir que trataremos las plantas que tienen efecto narcótico, o sea, que inducen al sueño, y no sedante, que relaja.

La Amapola: Un narcótico suave

Narcótico - amapolaPertenece a la familia de las papaveráceas, la misma que otra también conocida planta de la que se extraen el opio y la morfina, la adormidera (es la de la foto de portada), y la cual tiene demostrados efectos narcóticos pero tan intensos que se lo vamos a dejar a los médicos. En nuestro caso la amapola tiene virtudes similares, pero muchísimo más atenuados, lo que la hace perfecta para ayudar en el sueño a niños y ancianos y a personas delicadas de salud, sin temor a que pueda perjudicarles. Florece a partir de marzo y se encuentra en abundancia en toda la geografía española, tiñendo nuestros campos de un rojo intenso y precioso. Tiene también la virtud de calmar la tos, por lo que la hace perfecta para, en procesos catarrales, conciliar un reparador sueño.

Se toma en tisana, con 4 o 5 pétalos secos por taza. O se prepara un jarabe, poniendo 10 gr de pétalos secos en 170 gr de agua hirviendo; se retira enseguida, se cuela y en caliente se añaden 340 gr de agua. Se dosifica en una o dos cucharadas al día. También se puede hacer un cocimiento de 5 minutos con 2 o 3 cápsulas de amapola en un cuarto de litro. Se administran 3 o 4 cucharadas soperas al acostarse, endulzadas o con leche. ¡Ojo! Hay algunas especies, no muy abundantes, parecidas a las amapolas en los campos. No son perjudiciales, pero puede que no consigáis los remedios prometidos.

                   

El cuernecillo: narcótico progresivo

Narcótico - cuernecilloCon esta planta hay que tener un poco de paciencia, pues su forma de actuar es pausada, como los efectos que proporciona. Es uno de los mejores remedios para reconciliarse con el sueño cuando el insomnio lo producen estados de nerviosismo y excitación. Es necesario preparar una tisana con una cucharada colmada de flores secas por taza, y tomar 3 o 4 al día. Al cabo de una semana verán recuperado el equilibrio necesario para poder dormir plácidamente. Para distinguirla fijaros en sus tonos naranjas y en las hojas parecidas a las del trébol.

La dulcámara: otro narcótico ligero.

Narcótico - dulcamaraPertenecen a la amplia familia de las solanáceas. Aquí podríamos hablar en los mismos términos de la patata. Es sobradamente conocida, al menos su tubérculo; pero los tallos presentan un grado de toxicidad que nos impide recomendarla. La dulcámara es frecuente en nuestros campos, floreciendo en mayo, con una flor pequeña y llamativa por sus cinco pétalos púrpuras que rodean unos estambres amarillos y en forma de pirámide, como si fuera un extraño plátano recién abierto. Sus frutos son unos tomatitos de apenas 2 cm, que por cierto son buen remedio frotados contra las picaduras de avispa. Es un suave narcótico que además es bueno contra la tos y dolores de vientre y reumáticos y para afecciones dolorosas de la piel. Se emplea el cocimiento de los tallos, a razón de una onza (30 gr) por litro de agua. Se toman hasta 3 tazas al día.

Mi manual de consulta personal de todo lo que tiene que ver con fitoterapia es un libro al que tengo mucho cariño: El Dioscórides Renovado. Yo tengo la edición de 1985, pero me consta que lo han vuelto a renovar; seguro que no ha perdido su esencia. 

Miriam BorgeHOY COCINO YO

Tocinillos de cielo

Hay muchas formas en que podemos llegar a soñar, y una de ellas es a través del bienestar que nos produce un buen plato. Y sin duda los postres son los que más pueden contribuir a ellos. Aquí os traigo una receta que os hará olvidaros de todo.

Ingredientes (4 personas)
  • Una docena de huevos
  • 500 gr de azúcar
  • 3 vasitos de agua
Preparación:
  • Para empezar esta elaboración, en un cazo con agua y azúcar; preparar un almíbar dejándolo el fuego normal unos 15 min y dejar enfriar.
  •  En un recipiente hondo, batir las yemas de los huevos y mezclar poco a poco con el almíbar ya frío.
  •  En un molde especial con agujero en el centro, preparar un caramelo con azúcar; dejarlo enfriar y añadir la mezcla de las yemas de huevo con almíbar pasado por un colador.
  •  Disponer el molde en una cazuela con agua y cocer al baño María durante unos 25 minutos.
  •  Dejar enfriar y conservar en el frigorífico.
  •  Desmoldear el tocinillo calentando con cuidado el fondo del molde.
  •  Puede decorarse la fuente con nata montada. Se sirven estos tocinillos cuando estén fríos.

Crema de patata, queso de cabra y canónigos

Eva, de El monstruo de las recetas, nos ha recomendado esta receta ligera y sabrosa como cena; para irnos a la cama con el estómago bien asentado. Pero lo que seguro si hacemos es chupárnoslos cuando acabemos de comer. Disfrutad el plato.

Narcóticos - Crema de patata, queso de cabra y canónigos

Ingredientes:
(para 2 personas).

  • 2 patatas.
  • 1 puerro.
  • 4 rodajas de queso de cabra en rulo (de 1cm. de grosor aprox.).
  • 1 puñado de canónigos frescos.
  • 1/2 litro de leche.
  • Sal.

Y aquí os adjunto la receta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.