ALGO SOBRE Mí – Cuatro notas

Sobre mí

Soy un observador del mundo, inducido por mi profesión de arquitecto. Curioso y aficionado a todo, llevo toda la vida intentando entender cómo funciona el universo y, ahora, empeñado en mostrar una pequeña parte de él. Esto es una parte de lo que se puede decir sobre mí.

“De noche, mi destino se alimentaba de esa metáfora: yo sentía que el mundo es un laberinto, del cual es imposible huir” (Borges, Obras Completas 506).

Y algo más

Algún soriano reconocerá el segundo apellido, pero en realidad soy de Valladolid, donde me crié y me formé como arquitecto. Entre mis aficiones están todas, acabaría antes diciendo las que no están. Hasta ganchillo he llegado a hacer. Y entre las menos habituales se encuentran el haber jugado al rugby, el hacer tortillas de patata y la fitoterapia. Y además, por suerte, una de esas aficiones es mi profesión. No voy a insistir en mi curriculum, es bastante largo y aburrido.

Entre mis deseos frustrados siempre han estado el de cantar bien y el de escribir algo decente. En cualquier caso, bien o mal, las dos cosas han estado siempre en mi vida y ambas las he hecho con todo mi cariño y empeño. Vamos a ver si consigo que se note. Y se acabó hablar sobre mí, ahora visita mis entradas: Hoy me siento bien.

“Yo nunca os aconsejaré que escribáis nada, porque lo importante es hablar y decir a nuestro vecino lo que sentimos y pensamos. Escribir, en cambio, es ya la infracción de una norma natural y un pecado contra la naturaleza de nuestro espíritu. Pero si dais en escritores, sed meros taquígrafos de un pensamiento hablado. Y nunca guardéis lo escrito. Porque lo inédito es como un pecado que no se confiesa y se nos pudre en el alma, y toda ella la contamina y corrompe. Os libre Dios del maleficio de lo inédito”.

Antonio Machado, Juan de Mairena: sentencias, donaires, apuntes y recuerdos de un profesor apócrifo, Alianza, Madrid, 1995, p. 267.

El estímulo de un día feliz